Trévenez: el último resquicio de crecimiento industrial

– El estudio de suelo industrial de Avant Group desgrana cada una de las características de los polígonos malagueños – En esta edición hablamos de uno de los más recientes, el Trévenez

En el avance de las conclusiones del estudio de Avant Group, alertábamos de la falta de suelo industrial en Málaga. La antítesis a esta situación está en el polígono industrial Trévenez, donde aún es posible desarrollar un proyecto industrial.

Se trata de uno de los últimos de los espacios industriales construidos en Málaga, data de 2002 y está administrado por una Entidad Urbanística Colaboradora. La extensión actual del polígono es de 512.312 metros cuadrados, que se compone de 68 parcelas que ocupan un total de 372.925 m2 de superficie edificable.

Pero la aprobación de su ampliación, en 2017, le ha añadido 156.000 metros cuadrados a los existentes y, en consecuencia, el interés empresarial por este polígono. Y es que esta aprobación supondrá 92.000 metros cuadrados de suelo en cuatro parcelas nuevas.

La ocupación del polígono ha cambiado radicalmente en los últimos años, pues ha pasado de tener una primitiva parcela ocupada (Cofaran) a prácticamente todo el polígono. De esta forma, el 89% de las parcelas están edificadas y sólo quedan cinco parcelas que suman 39.838 metros cuadrados. Son de naves de entre 300 y 10.000 metros cuadrados.

El tipo de actividad que desempeñan las empresas que se han instalado allí son, en primer lugar, de tipo comercial y de almacén, seguida de la industrial y, por último, de servicios al inventario.

En cuanto al suelo destinado a las actividades productivas, en el parque industrial se diferencian: industria intensiva, actividades complementarias y servicios avanzados a la industria, comercial e industria específica.

En el caso de la industria intensiva, ocupa 56.965 metros cuadrados, (16,6% de la superficie edificables). Su índice de edificabilidad es de 0,80, lo cual asciende a 45.572 metros cuadrados de suelo/metros cuadrados de techo.

Acerca del suelo designado a las actividades complementarias y servicios avanzados a la industria, la superficie que ocupa es de 38.940 metros cuadrados, lo que supone un 11,3% de la superficie edificable. El índice de edificabilidad que le corresponde es de 1 ,esto es, 38.940 m2s/m2t.

El suelo atribuido a las actividades comerciales, cuentan con 115.210 metros cuadrados de superficie, 33,6% del total edificable, siendo su índice de edificabilidad de 0,81, lo que significa 93.768 m2s/m2t.

Por último, el suelo para actividades productivas representa el 38,5%. Lo mantiene el denominado industrias específicas, el cual consta de 132.375 metros cuadrados. El índice de edificabilidad que le corresponde es de 0,74, que supone 98.196 m2s/m2t.

La superficie reservada a los espacios verdes, esta es de 67.635 m2, o lo que es lo mismo, un 13% del total de la superficie del parque industrial.

La mayoría de las naves que se han construido cuentan con una única planta, aunque también se observan algunas de dos plantas e incluso edificios de tres plantas. Los recintos de las naves cuentan con espacio destinado para la carga y descarga de camiones o vehículos de transporte de mercancías.

El estado de las infraestructuras (pavimento, saneamiento, el agua y la iluminación) es bueno en general. En este sentido, el pavimento de las vías de circulación se encuentra en muy buen estado, no observándose grandes desperfectos en ninguna de las calles del polígono. El saneamiento y el abastecimiento de agua del polígono lo llevan a cabo los servicios del Ayuntamiento mediante la empresa pública EMASA con una prestación regular y correcta del mismo. La iluminación de los viales ha sido instalada también por el Ayuntamiento que se ocupa de los gastos de la electricidad que origina su uso. Sin embargo, el mantenimiento corre a cargo de los servicios contratados por la Entidad Urbanística Colaboradora.

Acerca de las zonas verdes existentes en el polígono, hay que señalar que estas ocupan 67.635 m2, es decir, el 13% de su superficie. Se encuentra en muy buen estado y su mantenimiento óptimo.

Al parque industrial Trévenez se puede llegar a través de tres vías de acceso: la hiperronda al norte, la autovía Málaga-P.T.A. por la zona central y por la avenida José Ortega y Gasset por el sur.

Uno de las grandes taras que tiene este recinto es, como ocurre en muchos parques industriales malagueños, la falta de aparcamiento, sobre todo en la zona norte. Por eso, no es difícil ver numerosos vehículos son estacionados encima de las aceras.

Por último, en cuanto al aspecto sensitivo y presencial del parque hay que decir que este aparece como un lugar bastante espacioso, con vías de circulación amplias y abundantes zonas verdes en este espacio industrial malagueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.