Los polígonos reviven su peor pesadilla

Málaga despertó el pasado 4 de diciembre con una intensa tromba de agua que volvió a tener como principales damnificados a los polígonos próximos al río Guadalhorce  No llovió mucho, pero volvieron a ponerse de manifiesto los serios problemas estructurales que afectan a los polígonos y cuya solución se lleva esperando desde hace décadas

Primero 1989, luego 2012 y ahora 2016. Málaga registró, el pasado domingo 4 de diciembre una nueva tromba de agua y, otra vez, volvieron a inundarse los mismos sitios de siempre; los mismos que siguen esperando a que las administraciones públicas hagan sus deberes, se tomen este problema en serio y acometan las esperadas inversiones que pondrían fin a este problema. Los principales perjudicados, como casi siempre, las empresas situadas en los polígonos cercanos al río Guadalhorce.
Decenas de naves industriales de hasta seis polígonos de la capital se vieron afectadas por la fuerte gota fría de la madrugada y mañana del domingo. Sobre todo en El Viso, concretamente en la calle Canadá por su cercanía y falta de protección del arroyo Las Cañas. Tampoco le fueron mucho mejor las cosas a algunas de las naves situadas en el polígono Santa Teresa, especialmente en la calle Joaquín Vargas, donde ni siquiera hay registros de evacuación del agua.
La simple lectura de los datos asustan. Se llegaron a registrar hasta 35 litros por metro cuadrado en tan sólo una hora, 75 litros en total durante toda la jornada del domingo.
Es decir, llovió mucho y las zonas que más lo sufrieron fueron las que peor están preparadas para situaciones de abundante agua.
Empresarios y trabajadores de los polígonos afectados no dudan en señalar las razones por las que, cada vez que llueve de manera intensa, sufren desperfectos en sus naves: el pésimo estado de mantenimiento de los arroyos, del saneamiento y sistemas de evacuación de aguas pluviales así como la falta de determinación pública a la hora de llevar a cabo las inacabadas obras de encauzamiento del río Guadalhorce.

 

Reacciones

APOMA y CEM reclaman medidas correctoras a las administraciones

La Asociación de Polígonos y Parques Industriales de Málaga (APOMA) y la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM) piden nuevamente a Ayuntamiento, Junta de Andalucía y Estado que acometan las actuaciones pendientes para acabar definitivamente con las inundaciones.
En un comunicado, ambos organismos reclaman “medidas correctoras urgentes” como “acciones de contención y encauzamiento; mantenimiento, drenaje y limpieza de arroyos así como la remodelación de las redes de evacuación y saneamiento de aguas”.
“Málaga ha sufrido en los últimos 100 años hasta 23 inundaciones graves y se conoce de forma suficiente cuáles han de ser las medidas correctoras para evitar los indeseables efectos sobre la actividad empresarial”, reza el comunicado.

 

Actuaciones pendientes

Puente de la azucarera. Una de las principales reivindicaciones de APOMA es que el Estado continúe y termine el encauzamiento de la desembocadura del río Guadalhorce. Casi al final hay un problema: el puente de La Azucarera (N340), que debido a su fisionomía y poca altura actúa de tapón y provoca serios problemas en el cauce del río. Ayuntamiento, Junta y Estado se pasan la pelota unos a otros.

Limpieza de arroyos. Una asignatura pendiente de las administraciones, en este caso de la Junta, es la limpieza de los muchos arroyos que van a parar al Guadalhorce y que rodean los polígonos malagueños. Las cañas, cuando no escombros y basura acumuladas, acaban obstaculizando la circulación y ocasionan desbordamientos junto a las naves.

Sistema de evacuación. APOMA también señala como problema importante el estado en el que se encuentra la red de desagües existente en los parques empresariales. Su antigüedad y la falta de mantenimiento por parte de la empresa municipal EMASA propicia que cada vez que llueve de forma abundante se produzcan balsas de agua de gran tamaño que acaban inundando naves, empresas y oficinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *