Más que una broma pesada

Si a alguien que no es de Málaga se le explica lo que está pasando con la videovigilancia en nuestros polígonos, seguro que diría que se trata de una cámara oculta. O. mejor dicho en este caso, una videovigilancia oculta.
Se ha perdido la cuenta ya de los años que han pasado desde que los empresarios y trabajadores de los polígonos malagueños clamaban contra la inseguridad en sus calles. La solución parecía muy clara y todos, incluida la administración, parecía estar de acuerdo: la videovigilancia.

Desde ese momento, hace ya décadas, no ha habido campaña ni político que no haya planteado esta iniciativa como una de sus clásicas promesas electorales.

Pero en la edición número tres de Poligononet dábamos cuenta de un comunicado del Ayuntamiento de Málaga en el que aseguraban que las famosas videocámaras empezarían a instalarse a partir de junio de 2017. Parecía que la larga espera estaba tocando a su fin.

En la presente edición podrá leer, no sólo que seguimos sin videovigilancia en nuestros políginos, sino que, además, el proceso de contratación se hizo mal porque los técnicos municipales hicieron mal el proyecto… lo dicho: más que una broma pesada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.